Leyendas de terror el inquilino incomodo

Esta es una de las leyendas de terror, que quiero platicar, se trata del joven de apellido Mendieta, así lo conocían todos en el edificio en el que vivía, este era uno de esos típicos multifamiliares, que se encuentran en la capital de la república, en el que más que departamentos, parecen vecindades pero en vertical, y los chismes eran la comida de todos los días, en el departamento que estaba arriba de Mendieta, por razones que nadie entendía, las personas no duraban nunca, algo que a nuestro actor principal de la historia, le parecía muy bien, ya que no tenía que estar escuchando los problemas del vecino de arriba, pero esto iba a cambiar.

Leyendas de terror el inquilino incomodo

La paz que reinaba en el departamento de Mendieta, cambio como del día a la noche, nadie supo ni vio, cuando el inquilino nuevo arribo a sus aposentos, solo se escuchaban el andar de muchas personas, y como si estuvieran haciendo mejoras y reparos, al ser un edificio antiguo, todos pensaron que esto, al pasar los días, cambiaria, pero no fue así.

Los ruidos se intensificaron, el pobre de Mendieta, que trabajaba muy temprano, ya le estaba afectando en su vida diaria, ya que por los ruidos, no dormía como debería de ser, algunos vecinos convocaron a una junta vecinal, para ponerle un hasta aquí, al nuevo inquilino, que en semanas, nadie había visto siquiera.

Fue así, que se acordó, que al día siguiente de la junta, se reunirían al menos 5 personas, para ponerle el alto, en todos los ruidos que hacía en el departamento, al otro día, se reunieron afuera de la puerta en donde se escuchaban los espeluznantes ruidos, y en la noche hasta gritos se habían escuchado, por lo que empezaron a tocar, en media hora nadie salió, pero los ruidos seguían, parecía una fiesta, entonces uno de los afectados, quiso abrir, y enseguida la mano retiro, estaba ardiendo, se la había quemado, como si algo la estuviera calentando y esperaba que hiciera eso.

Mendieta, de una patada, ya molesto y con todas las intenciones de confrontar al inquilino incomodo, la derribo, lo que vieron dentro, les quito el habla, la casa estaba sola, con signos diabólicos pintados en las paredes, ello con la sangre de varias mujeres descuartizadas, en todo el lugar, al momento que entraron, algo muy rápido salió del lugar, era el piso 8, pero la cosa salió volando, nunca nadie supo que fue lo que vieron, pero se dice que el lugar se utilizó para hacer magia negra.